Benarrabá: el nuevo epicentro para nómadas digitales que eligen el campo para trabajar

Un conjunto de 12 personas de 8 nacionalidades distintas ha inaugurado una experiencia piloto este mes de mayo en Benarrabá, bajo el proyecto Rooral. Este proyecto tiene como objetivo transformar esta localidad andaluza en un centro permanente de acogida para nómadas digitales que buscan un entorno rural ideal para teletrabajar y convivir.

Este evento sucede tras otras actividades similares impulsadas anteriormente por los gestores de este proyecto en la localidad. Si bien estas iniciativas habían sido esporádicas, ahora se consolidan al establecer Benarrabá como un destino fijo donde los participantes de este programa pueden instalarse, trabajar y vivir en armonía con los habitantes locales.

En el futuro, los teletrabajadores que opten por trasladarse a Benarrabá podrán disfrutar de un entorno rural incomparable, ideal para desconectar y formar parte de una comunidad local acogedora. El pueblo dispone de un amplio y bien equipado espacio de coworking que encanta a sus usuarios, así como una red de casas tradicionales que permiten a los teletrabajadores reconectar con sus raíces sin sacrificar la comodidad. Además, podrán disfrutar del paisaje del Genal y la serranía de Ronda. “Las personas que vienen aquí se van encantadas, señalando que ahora tienen un pueblo al que volver”, comenta Juan Barbed, responsable de Rooral.

Rooral es una iniciativa que, en colaboración con los ayuntamientos de las zonas rurales, ofrece experiencias de teletrabajo a personas interesadas en vivir en un entorno rural. Proporciona a los teletrabajadores un paquete turístico que incluye alojamiento, un espacio de coworking y actividades socioculturales diseñadas para ayudar a los participantes a reconectar, aprender y disfrutar del entorno rural.

Trabajando de la mano de la comunidad local se busca fomentar la convivencia y generar beneficios mutuos. Aunque al principio las localidades valoran principalmente el impulso económico que se genera en temporadas bajas, con el tiempo descubren que las relaciones y colaboraciones surgidas de esta convivencia son aún más valiosas. Este proceso ayuda a crear una nueva percepción de oportunidad y apreciación cultural en los pueblos.

En colaboración con la Noria, la Diputación Provincial de Málaga y la Fundación La Caixa, la asociación Rooral ha desarrollado una guía de teletrabajo rural para replicar este modelo en otros municipios de la región.

“Hay pueblos que quieren apostar por este modelo de turismo más lento y relacional de teletrabajo debido al impacto social, demográfico y económico que supone, pero no saben muy bien cómo hacerlo. Por eso, hemos creado una guía de teletrabajo rural que incluye un autodiagnóstico, para que los municipios interesados puedan saber más, autoevaluarse y comprobar si cumplen los requisitos para atraer a teletrabajadores”, concluye Barbed.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Benarrabá: el nuevo epicentro para nómadas digitales que eligen el campo para trabajar puedes visitar la categoría Economía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu puntuación: Útil

Subir

Acepto las políticas de Privacidad Más información