Comprar ibuprofeno de 600 miligramos en una farmacia sin receta médica ya no es posible en la actualidad. Anteriormente, algunas farmacias podían dispensarlo sin necesidad de prescripción, pero en la actualidad es prácticamente imposible encontrar alguna que lo haga sin autorización. ¿Qué ha provocado este cambio? ¿Por qué algunos medicamentos requieren receta mientras que otros no?

Según Antonio García, profesor titular del departamento de Farmacología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Málaga, no necesariamente hay una mayor cantidad de medicamentos que requieran prescripción en la actualidad. García explica que lo que ha mejorado es la trazabilidad de los medicamentos, lo que permite un mayor control sobre su distribución y venta en las farmacias.

La decisión de si un medicamento se vende con receta o no depende principalmente de la solicitud realizada por el laboratorio que lo produce, siendo el Ministerio de Sanidad el encargado de aprobarla. Por lo general, los medicamentos que requieren prescripción son aquellos que implican dosis más altas o que se utilizan para tratar enfermedades crónicas.

En el caso específico del ibuprofeno, su cambio de estatus a medicamento con receta se debe a una solicitud realizada por el laboratorio. Aunque resulta curioso que la presentación de 400 mg pueda adquirirse sin receta y la de 600 mg requiera prescripción, García señala que la dosis terapéutica para ciertas patologías diagnosticadas es la de 600 mg, la cual es prescrita por la Seguridad Social.

A pesar de esta evolución en la regulación de ciertos medicamentos, como el ibuprofeno o el paracetamol, García destaca que la trazabilidad y control sobre la venta de fármacos ha aumentado, evitando así la dispensación sin prescripción médica en la mayoría de los casos.

En cuanto a la prescripción de medicamentos por parte de médicos privados, se están explorando alternativas como la prescripción electrónica para facilitar el proceso de obtención de fármacos para enfermedades crónicas. Esta medida busca agilizar el proceso y evitar la necesidad de obtener recetas físicas de manera recurrente.

En definitiva, aunque se están estudiando medidas para aumentar el control sobre ciertos medicamentos de venta libre, es importante señalar que el consumo de fármacos en España no difiere significativamente de otros países europeos. El exceso en el consumo de ciertos medicamentos, como antibióticos, ibuprofeno y paracetamol, es más moderado que en otras regiones como Estados Unidos, donde el abuso de sustancias es más notable.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *