El curso de la Escuela de Cocina Inclusiva ‘El Golimbreo’ entra en su recta final

La Fundación Unicaja Ronda colabora con la Asociación Agroalimentaria Rural ‘La Aldea’ en su programa de becas de formación para jóvenes promesas de la cocina en riesgo de exclusión que se ha desarrollado durante este curso en la Escuela de Cocina Inclusiva ‘El Golimbreo’ y en el Hotel Ecológico Cueva del Gato.

El objetivo de este programa es enseñar a estos jóvenes en situación de vulnerabilidad, tanto por causas socioeconómicas como por algún tipo de discapacidad, una profesión que les permita afrontar su acceso al mercado laboral con mayores garantías.

El director de Actividades Socioculturales de la Fundación Unicaja, Rafael Muñoz, visitó a los ocho jóvenes en prácticas en ‘El Golimbreo’ y pudo comprobar los avances de todos ellos junto al presidente de la Asociación Agroalimentaria Rural ‘La Aldea’, Miguel Ángel Herrera.

El respaldo de la Fundación Unicaja Ronda a estas becas se enmarca dentro del interés general de la institución en apoyar y promover iniciativas sociales y educativas que favorezcan la formación integral de los jóvenes, para hacer un mundo más justo e igualitario.

El programa ha dado la oportunidad a ocho alumnos de realizar el Curso Profesional de Cocina, que ha tenido una duración de 12 meses y 900 horas académicas repartidas en 14 horas semanales de teoría y práctica.

Alumnos con espíritu de superación

Se trata de un programa dirigido a personas que se encuentran en riesgo o en situación de vulnerabilidad y exclusión social en la Serranía de Ronda y en la Sierra de Cádiz, y persigue la inclusión socio-laboral de personas en situación de vulnerabilidad social o con algún tipo de discapacidad, reforzando sus capacidades y facilitando la adecuación a las necesidades del tejido empresarial del sector agroalimentario.

El programa de la Asociación Agroalimentaria Rural ‘La Aldea’ que apoya la Fundación Unicaja Ronda está inspirado en valores compartidos como la innovación, la creatividad y el espíritu de superación. Una iniciativa en la que el componente social, la formación y la gastronomía tienen un papel fundamental, ya que durante esta etapa se han puesto en valor conocimientos y valores para el desarrollo de las aptitudes en conocimientos básicos de cocina y gastronomía.

Los alumnos han utilizado ingredientes y recetas en su mayoría locales, aprendiendo a combinarlos y conociendo las propiedades de cada producto de la comarca, salvaguardando de esta forma el patrimonio gastronómico de la Serranía de Ronda.

El curso, que ya inicia su recta final, también enseña a los jóvenes la importancia del trabajo en equipo y la capacidad de liderar, al exponer cada uno su trabajo a los comensales. Cada semana, los jóvenes tienen que superar un reto nuevo todos juntos, con cada menú que se prepara, y eso les hace crecer día a día tanto personal como profesionalmente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: