El descenso del río Chíllar de Nerja después de la lluviosa Semana Santa.

Después de las intensas lluvias de la Semana Santa en Málaga, una imagen que trae esperanza es la que presenta el cauce medio y bajo del río Chíllar de Nerja este lunes, hasta llegar a su desembocadura en la playa de El Playazo. A pesar de que el 'reventón' del nacimiento del Guaro en Periana es una vista extraordinaria, que no se había visto desde 2016, en el caso del río nerjeño no es algo tan poco común, ya que cada vez que hay fuertes precipitaciones de alrededor de 50 a 60 litros en la cabecera del río, que nace a 1,200 metros de altitud, debajo de Piedra Sillada, en el parque natural de la Sierra Almijara, se producen estas crecidas.

La imagen de este lunes es particularmente espectacular, con un caudal importante que fluye directamente hacia el mar y contribuye a la recarga de los numerosos pozos a lo largo del cauce. El estruendo del agua al pasar por los diferentes rápidos y pasos a nivel, como el que lleva al pago rural de Los Almanchares, junto a la antigua cantera de áridos en el término municipal de Frigiliana, se une al hecho de que los agricultores de la zona no están regando sus campos, lo que significa que no se están aprovechando los recursos hídricos que fluyen.

La vista del imponente caudal del río Chíllar es aún más llamativa considerando que desde finales de noviembre de 2022, el acuífero nerjeño está trasvasando agua por primera vez en su historia para abastecer a una parte de la Axarquía, principalmente a Torrox, Algarrobo y parte de Vélez-Málaga, a un ritmo de entre 50 y 100 litros por segundo, además del uso humano y agrícola en Nerja.

Por lo tanto, durante los próximos días, el río Chíllar seguirá ofreciendo una vista que se ha vuelto cada vez más inusual en los últimos años debido a la sequía extrema provocada por el cambio climático, según advierten los expertos. Los aportes de agua son aún mayores debido a que el río Higuerón vierte sus recursos en el Chíllar a solo dos kilómetros de su desembocadura nerjeña.

Es importante mencionar que solo en el año 2011, desde que se tienen registros históricos, el río Chíllar llevó agua durante todo el año en su desembocadura, incluso en los meses de verano, debido a la excepcional pluviometría registrada en 2010, cuando se superaron los 1,200 litros por metro cuadrado en Nerja.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a El descenso del río Chíllar de Nerja después de la lluviosa Semana Santa. puedes visitar la categoría Provincial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu valoración: Útil

Subir

Acepto las políticas de Privacidad Más información