La lucha persistente de los agricultores de Málaga por hacerse escuchar

La distancia entre las asociaciones agrarias y el Ministerio de Agricultura sigue ampliándose. Las propuestas iniciales del Gobierno para poner fin a las protestas han desconcertado a los representantes de Asaja, Coag, UPA y Cooperativas Agro-Alimentarias. Baldomero Bellido, presidente de Asaja en Málaga, destaca que no están cerca de llegar a un acuerdo en una conversación telefónica reciente. La necesidad de cambios urgentes en el sector agrario es evidente, pero las negociaciones están estancadas. Bellido reconoce que los agricultores y ganaderos empiezan a sentirse cansados después de un mes de manifestaciones y movilizaciones. Ante esta situación, se ha planificado un nuevo calendario de protestas en la provincia, comenzando hoy con cortes en la A-354 y la A-357, específicamente en el cruce de la Zalea.

Los agricultores bloquearán este tramo durante tres horas, manteniendo un carril abierto para emergencias. El 13 de marzo, las protestas regresarán a la capital con una manifestación frente a la Subdelegación del Gobierno en el Paseo de Sancha, ocupando los dos carriles de circulación. Estas movilizaciones cuentan con la autorización correspondiente. La intervención de las asociaciones agrarias ha logrado canalizar las protestas y evitar multas excesivas que se aplicaron al inicio de las manifestaciones.

Las demandas de las asociaciones agrarias se mantienen sin cambios desde mediados de febrero, abogando por simplificar la PAC, aumentar el IVA compensatorio, brindar ayudas directas para la sequía, garantizar el cumplimiento de la Ley de la cadena alimentaria y las cláusulas espejo. En medio de las protestas, la plataforma 6F ha convocado su propia acción de protesta, liderada por Lola Guzmán, lo que pone de manifiesto la división dentro del movimiento. A pesar de estas diferencias, los agricultores y ganaderos consultados afirman que las protestas continuarán hasta que el Ministerio de Agricultura presente una propuesta satisfactoria.

En resumen, la brecha entre las asociaciones agrarias y el Gobierno persiste, con un claro descontento y cansancio entre los agricultores y ganaderos. Las protestas se intensifican en la provincia y la capital, reflejando la urgencia de cambios en el sector agrario para satisfacer las demandas del sector. La división interna entre las diferentes formas de movilización también resalta la complejidad de la situación y la determinación de los trabajadores del campo para lograr mejores condiciones y políticas en el sector.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a La lucha persistente de los agricultores de Málaga por hacerse escuchar puedes visitar la categoría Provincial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu valoración: Útil

Subir

Acepto las políticas de Privacidad Más información