Y Cruzcampo lo vuelve a hacer. La compañía andaluza vuelve a encandilar los sentimientos del sur en un anuncio publicitario donde la voz cantante la lleva, como no podría ser de otra manera, Lola Flores, un icono de esta tierra que nunca renegó, entre otras cosas, de su puro acento. El spot se ha llevado a cabo para promocionar la campaña Con Mucho Acento que alardea de las raíces de lo nuestro entre botellines y latas de este elixir andaluz.

‘La Faraona’ mira a cámara fijamente, con esos ojos profundos a los que no les hace falta la compañía de un mensaje verbal. Aún así, su torrente de voz y ese deje tan de aquí hacen que los corazones andaluces palpiten al son de palabras como “quejío”, “bulla”, “bienmesabe”, vocablos que se utilizan, no como forma de hablar “que también”, sino “por ese pellizco y esa forma con la que se llena el pecho de alegría”. La matriarca de los Flores prosigue afirmando que la esencia del andaluz se refleja hasta en la manera de “rebañar un huevo frito” o presumir de un acento que hace que “se te vean las costuras y los dobladillos y se te escuche hasta el hipo”.



Cruzcampo vuelve a clamar al cielo en un mensaje que fusiona el aspecto comercial y lo que lleva defendiendo siempre; que la población andaluza se dé cuenta, por una vez, de todos los bienes que atesora. Como dice la inmortal Lola, esto no es cuestión de ser de “la conchinchina o de la Línea de la Concepción, cajero de supermercado o catedrático“, el mensaje radica en sacar el máximo partido a lo que somos, de “manosear tus raíces que de ahí siempre salen cosas buenas“.

En definitiva, el inglés está muy bien y los tiempos avanzan. Ahora bien, utilizar Empowerment cuando aquí tenemos la expresión “poderío” que dice María José Llergo, una joven que está triunfando con su flamenco fusión, es un sacrilegio para la lengua y las buenas costumbres.

El acento es tu tesoro

Con esta campaña publicitaria, Cruzcampo quiere hacer ver a la población que lo importante está en lo diverso, en esa multiculturalidad que la sociedad vive y de la que debe enriquecerse: “el acento no entiende de razas, ni de fronteras, ni de estatus social”. La marca cervecera, creada en Sevilla en 1904, apuesta por unir las diferentes culturas y que cada una de ellas aporte ese aspecto diferencial que los hace únicos, un aspecto que “en lugar de esconderlo”, hay que celebrarlo.

La producción de esta obra de arte visual ha supuesto todo un desafío para el equipo técnico que ha tenido que utilizar más de 5.000 imágenes y la colaboración cercana de Lola y Rosario Flores para sacar el máximo partido a la presencia de su madre en un mensaje que va dirigido a una juventud que debe darse cuenta de lo afortunada que es por haber nacido en esta tierra.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *