Los 7 dioses japoneses que acompañarán tu suerte al jugar al blackjack

La suerte o la fortuna son concepciones que han estado entre la humanidad desde tiempos remotos, así que no debería sorprendernos que en la antigüedad existieran dioses con estos atributos. Ya sea en asuntos del amor, para conseguir un buen trabajo, jugando al blackjack con dinero real online o cualquier juego de casino, podrías tener en mente encomendarte a alguno de estos interesantes siete dioses de la suerte japoneses.

Estas deidades niponas, denominadas shichi fukujin acompañan la decoración de hogares, restaurantes o negocios en general, con el fin de atraer la buena fortuna, pero lo más interesante de ellos es que cada uno tiene un origen diferente, e incluso podemos encontrar a personajes históricos y no míticos entre ellos.

En la antigüedad, cada uno de estos dioses era venerado por separado, pero a partir del año 1420, comenzaron a adorarse en conjunto y no es tan común que se vea culto a ellos sin estar con los otros dioses, pues, además el número siete es la cifra de la suerte en Japón. Pero, en términos mitológicos, ¿cómo los agruparon a todos?

La leyenda del Takarabune

Usualmente estas deidades son representadas abordando un barco, y esto se debe a una particular leyenda: se cuenta que los primeros tres días del año, estas deidades se embarcan en una nave llamada el Takarabune, barco que los transporta desde los cielos hasta los puertos de la humanidad. En este navío traen tesoros clásicos del folclor japonés, incluyendo prendas de ropa de ellos mismo.

Es por esta razón que muchos japoneses ponen una imagen de esas divinidades debajo de sus almohadas el segundo día del año para tener buena suerte durante los restantes 12 meses, y aunque en Japón las apuestas son un asunto complicado, probablemente los japoneses se encomiendan a ellos a la hora de jugar sus actividades locales o al blackjack.

Ahora que conocemos la interesante leyenda de ellos juntos, es hora de contarte acerca de cada uno de ellos…

Ebisu

Ebisu es el único entre estas deidades de la fortuna cuyo origen es meramente japonés, pues pertenece a la misma cosmogonía de los famosos dioses Izanagi e Izanami. Ebisu es el dios de la prosperidad y de las riquezas en general, pero también de la cosecha y la abundancia; por esto es común verlo mientras se le representa con un gran pescado, en restaurantes o en las cocinas de los hogares japoneses.

Daikokuten

Ahora nos topamos con otro dios asociado a los comercios, también se le considera protector de los cocineros y los banqueros, pero también de los granjeros y agricultores, pues protege los cultivos en la tierra. Se cree que también es un cazador de demonios y se le representa sonriente y con un sombrero. No se sabe mucho sobre los orígenes de Daikokuten, pero se piensa que viene de la deidad budista Mahakala que, tanto en el hinduismo como en el budismo, es una manifestación del importante dios Shiva. Es importante destacar que, a veces este dios es representado en su forma femenina.

Debido a sus atributos relacionados al dinero o la riqueza, Daikokuten podría ser una de las deidades más mencionadas en los rezos de los jugadores de juegos de azar, como lo son el blackjack o las ruletas.

Bishamonten

Bishamonten es probablemente una de las deidades más específicas, puesto que es el dios de la buena fortuna en las batallas, protector de los luchadores y guerreros bélicos. También, protege a aquellos que hacen lo correcto, y al igual que Diakotunen, tiene un origen hindú, pues proviene de Kúbera, deidad india de las riquezas.

Benzaiten

Ahora vamos a la primera diosa de nuestra lista, y aunque también es una adaptación budista de una deidad hindú (Saravasti), en esta conversión a la cultura japonesa se le dieron atributos de talentos musicales y de belleza. Usualmente se le representa con el instrumento de cuerdas biwa y con una serpiente blanca. También es la patrona de los artistas, como los músicos, escritores y las geishas.

Juroujin

Se considera que este dios es la personificación de la estrella polar del sur, pero que existió como hombre en la tierra en algún momento de la historia. Ya que es el dios de la longevidad se le representa con una larga barba blanca mientras monta un ciervo, o en algunas ocasiones, debajo de un melocotonero, debido que esta fruta tiene cualidades de alargar la vida por sus cualidades antioxidantes.

Hotei

Además de ser otra deidad de la fortuna, Hotei también es el guardián de los niños. Se piensa que fue un monje chino llamado Kaishi, que era la reencarnación de Miroku, un religioso budista que comenzó a dar las lecciones del budismo antes de que la nación nipona adoptara la religión, y su misión era proteger a aquellos que ya no podían ser salvados a través de las enseñanzas budista. Entonces, se piensa que Hotei era un segundo Miroku.

Fukurokuju

Él es el dios de la sabiduría, de la riqueza, la suerte y la felicidad, y es el único dios capaz de resucitar a los muertos. Se considera como el dios patrón del ajedrez y como el protector de sus jugadores. Sus orígenes son chinos, pues se piensa que fue un ermitaño proveniente de la dinastía Song. Sin embargo, aunque no siempre es incluido entre estos siete dioses, Fukurokuju, sería uno de los dioses principales a los cuales encomendarse en caso de jugar al poker o al blackjack online, debido a sus atributos de riqueza.

Aunque son siete los dioses que pertenecen al grupo de los shichi fukujin, a veces algunos dioses son remplazados por otros, así que te traemos a un octavo dios que no siempre es incluido:

Kichijoten

Esta diosa japonesa es recordada por sus atributos como deidad de la belleza, de la fertilidad y también de la felicidad. En algunas ocasiones reemplaza a Fukurokuju, y sus orígenes también vienen del hinduismo, de la importante diosa Laksmí. Así que, cuando ella toma su lugar, y Daikokuten es representado en su forma femenina a la vez, los sietes dioses japones incluyen a la trinidad femenina divina del hinduismo.

Ahora que ya conoces la leyenda, recuerda que en caso de jugar al poker o de tener una partida de blackjack online, puedes encomendarte a ellos, pues son los siete dioses de la buena fortuna y siguen siendo sumamente importantes en Japón hoy en día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: