Testimonio de M., una joven que actualmente se encuentra residiendo en un centro de acogida de Cruz Roja en Málaga, revela la dolorosa experiencia que vivió al ser obligada a contraer matrimonio con un hombre mayor cuando apenas contaba con trece años de edad.

La historia de M. es un claro ejemplo de la vulnerabilidad y los abusos a los que se enfrentan muchas niñas y mujeres en distintas partes del mundo. En muchas ocasiones, la práctica del matrimonio infantil es utilizada como una forma de control, opresión y violencia de género, dejando marcadas cicatrices tanto físicas como emocionales en las víctimas.

M. relata cómo su infancia fue truncada abruptamente cuando fue forzada a casarse con un hombre mucho mayor que ella, privándola de su derecho a la educación, a la libertad y a un futuro digno. A causa de esta unión forzada, M. se vio atrapada en un ciclo de violencia y abuso, sin poder escapar de una situación que le robó su inocencia y su felicidad.

La labor de instituciones como Cruz Roja resulta fundamental en la protección y asistencia a personas como M., que han sido víctimas de violencia de género, abusos o explotación. Los centros de acogida ofrecen un espacio seguro donde estas mujeres y niñas pueden recibir apoyo psicológico, asesoramiento legal y acompañamiento en su proceso de recuperación.

Es necesario unir esfuerzos a nivel global para erradicar el matrimonio infantil y otras formas de violencia de género que afectan a millones de personas en el mundo. La concienciación, la educación y la protección de los derechos humanos son pilares fundamentales en la lucha contra estas prácticas nocivas que perpetúan la desigualdad, el sufrimiento y la injusticia.

El testimonio de M. nos recuerda la importancia de escuchar, apoyar y creer a las víctimas de violencia de género, así como de trabajar juntos para construir un mundo más justo e igualitario para todas y todos. Cada historia como la de M. nos motiva a seguir luchando por un futuro donde todas las personas puedan vivir libres de miedo, violencia y opresión.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *