Pandemia agravó adicción al juego entre adultos mayores, advierten psiquiatras

Los estragos provocados por la crisis mundial de la COVID-19 han sido experimentados por personas de todas las edades, y muchas han encontrado refugio y distracción en los sitios de apuestas en línea. Esto, sin embargo, ha llegado a representar un particular problema para la población mayor de 65 años.

De acuerdo con un estudio reciente, más de medio millón de adultos mayores aumentaron su participación en sitios de apuestas de 2019 a 2020, lo que representa el mayor aumento en cualquier cohorte de edad y los convierte en el grupo con las mayores tasas de ludopatía. El estudio, realizado por una universidad del Reino Unido, se ha centrado en la población local, pero se cree que los resultados podrían extrapolarse a la población global.

 

Los sitios de apuestas ganan popularidad

Al inicio de la pandemia se instauraron medidas de aislamiento por todo el mundo para prevenir la propagación del virus, lo que incrementó los niveles de ansiedad a nivel global. Asimismo, con el auge del trabajo desde casa, muchas personas vieron un aumento en su cantidad de tiempo libre. Esto, aunado a la incertidumbre financiera, las motivó a sacar provecho de internet para buscar nuevas fuentes de ingreso.

Por tanto, muchas personas depositaron su esperanza en las casas de apuestas en línea y comenzaron a apostar al menos una vez al mes. El estudio, realizado por el Royal College of Psychiatrists del Reino Unido, dividió a la población en tres grupos de edad y estudió sus actividades en los sitios de apuestas.

En el grupo de edad de entre 45 y 54 años, hubo aproximadamente 340 000 personas más apostando en 2020 que en 2019. Sin embargo, fueron más de 620 000 personas mayores de 65 las que comenzaron a apostar, un aumento inquietantemente mayor. El único grupo cuya actividad disminuyó fue el de los menores de 35 años.

 

Problema agravado por la facilidad de acceso

Los adultos mayores suelen tener mayor tiempo libre que la gente más joven, por lo que siempre han sido un grupo bien representado en los casinos y casas de apuestas. Asimismo, la mayor cantidad de tiempo que pasan en casa, particularmente desde el inicio de la pandemia, los hace propensos a participar activamente en sitios de apuestas.

El aumento de la actividad de los adultos mayores en los sitios de apuestas se debe a varios factores. Uno de ellos fue el cierre de los casinos físicos a causa del coronavirus. Además, los adultos mayores suelen ser usuarios activos de redes sociales, pero también suelen tener menor conocimiento de ellas, algo que las casas de apuestas han aprovechado para lanzar campañas de marketing dirigidas específicamente a ellos.

Muchas de estas campañas utilizan ofertas especiales fáciles de canjear, como giros gratis en tragamonedas virtuales o bonos de depósito, para atraer y retener a sus clientes. Pese a que algunos países han implementado restricciones para reducir la posibilidad de que los usuarios de sitios de apuestas tomen decisiones equivocadas, la preocupante alza en los niveles de ludopatía de los adultos mayores no ha disminuido.

 

El género en las apuestas

Los hombres siempre han tenido una mayor tendencia a desarrollar ludopatía. La cultura de las apuestas históricamente ha estado basada en símbolos masculinos y dirigida hacia los hombres, por lo que, de acuerdo con un estudio de la BBC, los hombres son 7,5 veces más propensos a volverse adictos al juego.

Sin embargo, la COVID-19 ha provocado que las mujeres comiencen a ganar terreno en el mundo de las apuestas. De acuerdo con el estudio del Royal College of Psychiatrists, la participación de mujeres en sitios de apuestas aumentó en un 3 % desde el inicio de la pandemia.

 

¿Regulaciones para prevenir la ludopatía?

Las regulaciones son medidas potencialmente capaces de evitar el desarrollo de conductas adictivas al restringir cuándo y cómo el usuario puede apostar. Sin embargo, el marco regulatorio varía considerablemente de país a país, dejando a los ciudadanos de algunos países desprotegidos y sin recursos para obtener ayuda cuando la necesitan.

En general, Latinoamérica cuenta con pocas restricciones: México, por ejemplo, ha propuesto modificaciones a las leyes que regulan las apuestas, pero aún hay muchas áreas grises, mientras que en Brasil, la obsoletitud de las leyes y la escasa regulación han situado al país entre los primeros sitios de ludopatía en la región.

En Europa, por otra parte, son comunes las regulaciones. Existen restricciones específicas en países como Suecia y el Reino Unido. Este último, por ejemplo, prohíbe las apuestas con tarjeta de crédito. Sin embargo, algunas de las leyes resultan difíciles de hacer cumplir, lo que representa un reto a resolver en la lucha contra la ludopatía en adultos mayores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: