Singapur: la potencia económica que es más pequeña que Madrid

Aunque no sea algo tan conocido, Singapur es un lugar muy visitado por sus casinos y vida nocturna relacionada a los juegos de azar, algo que definitivamente ha ayudado a que su economía prospere tanto. En la actualidad, podemos jugar online e incluso tenemos la facilidad de hacerlo sin perder un centavo, gracias a los bonos sin depósito, así puedes ir practicando en caso de que quieras hacer turismo en este pequeño pero diverso país. ¡Conoce a Singapur!

Hoy en día muchas personas prefieren utilizar los casinos online, e incluso sin arriesgar sus ahorros gracias a los bonos sin depósitos, pero eso no impidió que este diminuto país se convirtiera en un paraíso para las apuestas. Sin embargo… ¿Cómo ocurrió esto?

Un poco de historia

Singapur es un país insular ubicado en Asia y su nombre proviene del ya extinto Reino de Singapura, una antigua monarquía malaya. Muchos años después, al igual que el resto de sultanatos y estados malayos, fueron colonizados por distintas potencias europeas, como los portugueses y holandeses, pero más notoriamente se recuerda cuando se convirtieron en territorios ultramar del Imperio británico.

Más adelante, en la Segunda Guerra Mundial, los estados malayos fueron ocupados por el Imperio japonés, haciendo que los sentimientos nacionalistas surgieran entre este grupo de personas. Al finalizar el conflicto, continuaron como una colonia británica, pero en 1955 surge una alianza de distintos partidos que buscaban crear una Malasia independiente, uniendo a todos los sultanatos y a los distintos estados malayos, entre los que se encontraba Singapur.

Sin embargo, al igual que Brunei, Singapur decide seguir su camino por separado del resto de Malasia y se separa de esta unión a partir de los años 60, comenzando así su historia moderna como región totalmente independiente.

El golpazo económico

Aunque en cuanto a la política algunas organizaciones no consideran que el país haya sido del todo democrático durante su historia, el hecho es que Singapur logró convertirse en una gran potencia económica con el pasar de los años. Se crearon en el país diversos tipos de industrias desde servicios financieros hasta de transporte e incluso productos farmacéuticos.

Todo esto fue convirtiendo a esta ciudad estado, que es más pequeña que Madrid o París, en una potencia económica en el continente asiático.

Este crecimiento financiero provocó que el estado se convirtiera en un lugar más diverso de lo que ya era, atrayendo tantos empresarios exitosos desde Estados Unidos, Europa o India, hasta trabajadores -no tan bien pagados- de Bangladés, China o Filipinas.

A pesar de todo lo comentado anteriormente, estas situaciones han ayudado a que sea un país en el que convergen múltiples tipos de cultura.

El diverso turismo

Los idiomas oficiales de Singapur son el malayo, el inglés, el chino y el tamil (lengua nativa de los tamiles provenientes de India). Esto nos da una idea de la gran cantidad de diferentes civilizaciones que conviven día a día en este lugar, haciendo que sea un país sumamente turístico.

Debido a que cada una de estas diásporas tiene su propia religión, en Singapur podemos encontrar hermosos recintos budistas como el templo Siong Lim o el templo Jin Long Si. También se puede visitar el Thian Hock Keng, dedicado a Mazu, la diosa china de los mares, mientras que la parte trasera del lugar está ubicado un santuario budista dedicado a Guan Yin. Y, por supuesto, esto sin contar los lugares de rezo del hinduismo o la múltiple cantidad de mezquitas, puesto que la población malaya es en su mayoría de religión musulmana suní.

Todo esto a la par de su moderna infraestructura, encontrando altos rascacielos y arquitectura actual, mientras somos bienvenidos a la ciudad por la estatua de Merlion, criatura mítica que sirve como mascota oficial del país.

Asimismo, la vida nocturna en el país es de las más concurridas de la región, especialmente por el hecho de que esta ciudad-estado es un popular destino para todos los amantes del juego y del azar.

Los casinos en Singapur

Si bien mucha gente prefiere jugar desde la comodidad de su hogar y sin arriesgar su dinero en el proceso, jugando quizás con bonos de casino, en Singapur podemos encontrar a Marina Bay Sands, que no solo es un complejo de hermosos rascacielos, sino que es un hotel resort y casino, lo que definitivamente ayudó a que para 2011, Singapur fuera considerada como segunda industria del mundo en cuanto a casinos y juegos de azar.

¿Cómo ocurrió esto? Pues en 2005, como parte de un plan gubernamental de diversificar y aumentar la estabilidad económica del país, decidió legalizar los juegos de apuestas en el territorio.  Esta peculiar forma de turismo ha provocado que alrededor de 35 millones de turistas visiten el país anualmente para jugar con las tragaperras o al poker en el país, ya sea en Marina Bay Sands o en los otros casinos y casas de juegos que existen en la nación asiática.

En la actualidad, Singapur es el segundo destino del mundo que más dinero genera en cuanto a las apuestas que se realizan en los diversos casinos; así que, si deseas practicar antes de visitar sus lujosos casinos, no olvides que siempre puedes hacerlo desde tu casa gracias a los bonos sin depósito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: