Esta tarde de jueves, las zonas costeras de las provincias de Granada y Almería experimentaron un pequeño terremoto seguido de algunas réplicas, alrededor de las 15:00 horas. El epicentro de este movimiento sísmico se ubicó en el Mar de Alborán, un área conocida por su alta actividad sísmica. A pesar de que no se reportaron daños, el temblor fue perceptible en la superficie, a pesar de no haber sido muy intenso.

Los datos registrados por el Instituto Geográfico Nacional (IGN) indicaron que la magnitud del terremoto fue de 2,7 grados en la escala mbLg, clasificado como un microterremoto. Sin embargo, la cercanía del epicentro a un kilómetro de profundidad permitió que se sintiera en las costas de Granada y Almería.

Es importante señalar que la mayoría de los movimientos sísmicos en esta región costera suelen ocurrir entre los 60 y 80 kilómetros de profundidad, lo que hace que sean apenas perceptibles en la superficie. A este terremoto principal le siguieron varias réplicas menores, todas por debajo de los dos grados de magnitud.

Esta actividad sísmica es común en esta área, que es una de las más activas de España. La península ibérica experimenta la mayoría de sus temblores en la zona sur, cerca del límite entre las placas tectónicas euroasiática y africana. La naturaleza de esta región la hace propensa a este tipo de fenómenos, que son parte del proceso geológico natural.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *