Ayer, la Semana Santa fue el tema central de debate en el Ayuntamiento de Málaga, donde el equipo de gobierno y la oposición protagonizaron una sesión muy tensa. La polémica giró en torno a la exhibición de simbología franquista en la procesión de la cofradía del Mutilado, así como a la reducción de gradas, vallas y ocupación de bares en el recorrido oficial de la Semana Santa.

La portavoz de Con Málaga, Toni Morillas, propuso una enmienda para evitar la apología y exhibición pública de símbolos franquistas en la Semana Santa de Málaga, buscando el apoyo del alcalde, Paco de la Torre, y del Partido Popular, que contaba con mayoría absoluta en el Ayuntamiento.

De la Torre defendió que no volvería a permitir la presencia de estandartes franquistas en futuras Semanas Santas, calificando el incidente como algo “anecdótico”. Sin embargo, el PP votó en contra de la propuesta de Con Málaga, generando malestar en la oposición y en la ciudadanía.

El portavoz socialista, Dani Pérez, abogó por cambios en la Semana Santa para hacerla más accesible y disfrutable para todos, pero se encontró con la negativa del alcalde y del PP a eliminar cualquier símbolo de la dictadura en las celebraciones.

Las mociones presentadas por el PSOE y Vox para modificar la Semana Santa generaron un debate acalorado en el pleno, pero al final el PP, con su mayoría absoluta, votó en contra de ambas propuestas y ninguna salió adelante.

La portavoz de Con Málaga, Toni Morillas, luchó hasta el último momento para que su enmienda fuera aprobada, lamentando que la votación en contra manchaba la imagen de la ciudad. Incluso la concejala popular Teresa Porras lanzó críticas a Morillas por su postura.

Vox, por su parte, se opuso a la propuesta de Con Málaga argumentando que mientras no se prohíban los símbolos comunistas, no se podrán prohibir los franquistas, generando más divisiones en el pleno.

En resumen, la polémica en torno a la exhibición de simbología franquista en la Semana Santa de Málaga provocó un enfrentamiento entre los diferentes partidos políticos, sin llegar a un consenso sobre cómo abordar esta delicada cuestión.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *