Tras más de cuarenta años repicando, las campanas de San Cristóbal dejan de sonar ante las protestas de ruido de un vecino

De repente, tras más de 40 años repicando cada hora y cada media hora, las campanas de la iglesia de la popular barriada de San Cristóbal han dejado de sonar. El pasado martes, el párroco y arcipreste de Ronda, José Luis Pastor, decidió parar el sistema que las pone en movimiento debido a las constantes protestas de un vecino, que afirma que el ruido que provocan no le deja descansar.

Hasta ahora, el repique de las campanas se escuchaba a partir de las 8.00 horas hasta las 24 horas. Pero parece que ese horario molestaba a este residente.

«Hace unas semanas recibí la llamada de un vecino de la barriada diciéndome que él trabaja muy temprano y que el sonido que producen las campanas no le deja dormir. Yo le expliqué que entendía su problema, pero que me diese algo de tiempo para reorganizar el sistema, ya que tengo que esperar que venga un técnico campanero para realizar los ajustes», afirma el párroco.

Campanas paradas.
Campanas paradas.

Y es que, una vez al año, viene un campanero de Torredonjimeno (Jaén), para realizar el mantenimiento de los campanarios de Santa María la Mayor y la iglesia de San Cristóbal. «Yo le dije a este señor que tenía que concretar con este técnico la fecha más adecuada para realizar los cambios en los horarios, y situar los repiques de 10 de la mañana a 10 de la noche, y así nadie se viese perjudicado. No quiero crear un problema por este asunto», señala Pastor.

Pero parece que la respuesta y este plazo para realizar los cambios en los horarios no dejó satisfecho al reclamante, que de forma consistente ha estado llamando al Ayuntamiento denunciando que el sonido de las campanas sobrepasa los límites fijados para la emisión de decibelios.

Por ello, el cura ha optado por, de momento, silenciar las campanas. «Si los feligreses piden que vuelvan a sonar, buscaremos una solución, pero si no, seguirán en silencio y solo repicarán para anunciar las misas».

Pero de momento, y a no ser que se reclame el regreso del sonido de las campanas, San Cristóbal sigue en silencio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: