A finales de noviembre, hubo un cambio en la postura del grupo municipal del PSOE en Torremolinos, liderado por Antonio Navarro, en relación con la ley de amnistía. En lugar de la entonces portavoz Maribel Tocón, quien fue reemplazada en ese momento, un militante de la agrupación local llamado José Luis Negrillo, originario de Jaén, comenzó a recoger firmas para presentar una moción de censura contra Navarro. Finalmente, el 27 de marzo, Negrillo llevó un documento avalado por 124 firmas a las sedes local y provincial del partido, solicitando la destitución de Navarro como líder de la agrupación.

La dirección del partido en Málaga explicó que, aunque algunas firmas no eran válidas, el respaldo a la moción excedía el porcentaje requerido para su consideración, en este caso superando el 40%. Esto implicaba la convocatoria de una asamblea en los próximos 15 días, donde Navarro sería sometido a un escrutinio de su gestión. El secretario general, por su parte, expresó que, aunque no le sorprendía la moción, la consideraba perjudicial para el partido.

Navarro había anticipado este movimiento desde que la ejecutiva decidió destituir a Tocón de su cargo como portavoz municipal en febrero. Se evidenciaba una división en la agrupación, con un 60% respaldando a Navarro y un 40% en su contra, como se había visto en la asamblea de enero.

Los críticos de Navarro, como el ex concejal Antonio Ruiz, justificaban la moción de censura debido a sus diferencias irreconciliables dentro del partido. Ruiz argumentaba que Navarro había generado una fractura en el partido, provocando múltiples renuncias en la ejecutiva. Por su parte, Navarro se comprometió a mantener la calma en caso de que la moción no prosperara y seguir desempeñando sus roles como concejal y diputado provincial en caso contrario.

En medio de esta crisis interna, el PSOE provincial señalaba la posibilidad de convocar un proceso congresual para elegir un nuevo líder en caso de éxito de la moción, o de instaurar una gestora para restaurar la estabilidad en caso contrario. La situación en Torremolinos se diferencia del caso en Fuengirola, donde la gestora surgió por desatender las protestas locales y no convocar una asamblea para su discusión.

Esta disputa interna debilita al PSOE de Torremolinos, que actualmente cuenta con solo 5 concejales a pesar de haber asumido el gobierno en 2019. La moción contra el ex alcalde José Ruiz marcó el inicio de cambios en la ejecutiva local y precedió a la abrumadora mayoría del PP en las últimas elecciones municipales.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *