La excelencia y diversidad inundan el Festival Internacional de Guitarra de Ronda

Siguiendo en la línea de la diversidad musical y las propuestas de alta calidad, el Festival de Guitarra tuvo el honor de contar con la presencia de Ana Santisteban, Yardem Dúo, Ronda Guitar Dúo, Vladislav Blaha & Tania Drobysh, Dúo Arbós e Inma Morales.

Comenzando por el martes pudimos escuchar a Ana Santisteban una joven y virtuosa guitarrista de Sevilla, afincada en Bruselas, nos deleitó con tres piezas monumentos del repertorio para guitarra. Comenzó con una empastada y fluida interpretación de la célebre “Chacona” de J. S. Bach, la enigmática “Invocación y danza” de Joaquín Rodrigo, llena de matices y dinámicas, y acabó con una muy sugerente pieza de Carlo Domeniconi inspirada en la música turca, que entusiasmó al público.

A seguir una propuesta de música sefardí asidua al Festival, como es Yardem Dúo, que ya lo escuchamos el año pasado en formato trío. El dúo formado por Francisca López y Paco Seco, destila finura, cariño, bien hacer y una complicidad nada habitual, con un repertorio, variado donde la voz se amalgamaba con la guitarra y las percusiones. Un masaje para el alma.
Ya el miércoles asistimos al concierto de Ronda Guitar Dúo que interpretó música compuesta originalmente para guitarras románticas, el instrumento de cuerda pulsada propio del siglo XIX. Música de salón, elegante, alegre y romántica que el dúo supo ofrecer con todo su contenido expresivo. Desde las piezas de salón de Josep Ferrer el profundo y bello dúo de Fernando Sor, pasando por la reinterpretación de Cinema Paradiso de Ennio Morricone, que nos hizo llorar a mas de uno.

Nos impresionó, el sonido empastado que ha conseguido el dúo, la riqueza de matices y dinámicas, que entusiasmaron al público.

A seguir el dúo formado por la¡os músicos checos Vladislav Blaha y Tania Drobysh, nos llevaron a otros sonidos con la aparición de Tania a la mandolina y la domra junto a la guitarra de Vladislav, nos hicieron vibrar de otra manera y nos llevaron a otros lugares cercanos y lejanos a la vez. Una delicia.

En el pleno ecuador del Festival, el jueves nos volvió a sorprender y deleitar con la aparición del Dúo Arbós, Antonio García Egea al violín y Fernando Espí a la guitarra, dos músicos de altísimo nivel, que con un repertorio basado en la música española y guiños a la argentina de la mano de Piazzolla, nos hicieron erizar la piel en muchos momentos. Un sonido pulcro, redondo, cuidado y un excepcional empaste entre ambos. Absolutamente divinos.

Inma Morales y su grupo nos llevó a un flamenco bien hecho, fresco, joven y jovial.

Nos encanta que el Festival siga en su linea de apoyo a jóvenes músicos y en especial a mujeres guitarristas flamencas, cosa que lleva haciendo varias ediciones. En esta cita Inma Morales nos mostró un gusto especial en su toque, comedido y a la vez pasional, y limpio, demostrando que se puede la guitarra flamenca con cariño.

Una vez mas felicitar a Paco Seco y el equipo del Festival, por superarse cada día y traernos a nuestra ciudad un evento musical de este calibre.

Ya solo quedan dos días, perdérselo, un delito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: