Los vecinos del bloque incendiado tienen que contratar un servicio de vigilancia por los intentos de robos que se han producido

Los vecinos del bloque de viviendas ‘Pepita Flores’ y colindantes, situado en la calle Doctor Carrillo Guerrero y que resultó incendiado en gran parte la pasada semana, se han visto obligados a contratar un servicio de seguridad privada como consecuencia de los intentos de robos que se han producido en algunos de estos pisos.

La última incursión de los ladrones tuvo lugar a las 5 de la madrugada de este pasado miércoles, cuando escucharon fuertes golpes en una de las viviendas que están desalojadas como consecuencia de la peligrosidad que presentan en estos momentos por los daños estructurales. Agentes de la Policía se tuvieron incluso que desplazar hasta el lugar ante la alarma generada entre los vecinos.

Y es que acceder en estos momentos en algunos de los pisos más dañado conlleva un peligro extremo, ya que en cualquier momento se puede desprender un cascote o parte de la techumbre.

Por ello, desde hoy y hasta la mañana del próximo viernes permanecerá un agente privado de seguridad en las entradas del edificio, y a partir de ese día se procederá al cierre del recinto con un mallazo con el que se cerrarán todos los orificios por los que se puede acceder al bloque de viviendas. Ya el lunes comenzará la construcción de un muro perimetral de obra para rodear el inmueble.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: