La Asociación Arrabal-AID fomenta el autoempleo entre la población reclusa de Málaga

La Asociación Arrabal-AID, en colaboración con la Fundación Incyde y la financiación del Fondo Social Europeo, están desarrollando durante el último trimestre del año el programa ‘Rumbo al Cambio: Centro Penitenciario Alhaurín de la Torre’, una iniciativa para fomentar el autoempleo entre la población reclusa de modo que se convierta en una alternativa eficaz al trabajo por cuenta ajena una vez recobrada la libertad.

Un total de 60 internos -diez mujeres y 50 hombres- de diferentes edades están completando un programa formativo de 200 horas en el que a través de itinerarios personalizados se les ofrece una capacitación útil no sólo para emprender, sino para alcanzar un verdadero desarrollo personal, informan desde el colectivo malagueño en un comunicado.



Entre los contenidos que figuran en el programa lectivo figuran conceptos básicos como el desarrollo de una idea o cómo concretar esa propuesta de negocio en un plan de empresa además del manejo de las competencias personales, fundamentales para lograr el éxito en cualquier ámbito vital o profesional.

En palabras de Daniel Merino, referente del área de Autoempleo en Arrabal-AID, “buscamos reforzar su seguridad, motivación y confianza para que las personas reclusas desarrollen habilidades que faciliten su proceso de incorporación social y autonomía personal y profesional”.

Según recalca, ‘Rumbo al Cambio: Centro Penitenciario Alhaurín de la Torre’ es sinónimo “de nuevas ilusiones, esfuerzo y empuje para todas las personas que quieren retomar su vida profesional y lograr su inserción social a través del autoempleo en un año tan complejo como el actual, donde la pandemia ha reducido las posibilidades de encontrar un empleo por cuenta ajena en sectores como la hostelería o el comercio”.

Dinámicas de simulación, feria de ideas y tutorización

Además, apuntan que el Centro Penitenciario Málaga I en Alhaurín de la Torre “se ha involucrado en el desarrollo de un programa de formación vivencial a través de casos prácticos y escenarios de oportunidad que parte de dinámicas de simulación de entornos empresariales reales para dar respuesta a contextos de crisis”.

Sesiones individualizadas de tutorización e incluso una feria de ideas que se desarrollará en la segunda quincena de diciembre para validar las distintas ideas y de qué forma pueden moldearse para poder convertirlas en realidades empresariales en un futuro cercano completan el programa lectivo.

El objetivo de estas acciones formativas es vincular la importancia que tienen las capacidades y habilidades de cada persona con el éxito de su inserción, “haciéndolas protagonistas de su proceso de cambio a través de la generación de su propio puesto de trabajo o mejora de su situación de empleabilidad, posibilitando de este modo su empoderamiento así como la creación de nuevos caminos a través del emprendimiento”.

Este itinerario emprendedor ofrecer además un acompañamiento integral para provocar un cambio de mentalidad que permita a las personas participantes ver más allá del trabajo por cuenta ajena como la única o mejor opción laboral.

“Nunca es tarde para emprender y afrontar nuevos retos, por eso buscamos reforzar el empoderamiento y la autonomía personal de cada participante que se esfuerza en poner el foco en cómo poder contribuir a la sociedad fabricando su propia oportunidad laboral”, concluye Merino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *