Licitan las obras del primer tramo del Camino del Desfiladero del Tajo por 300.000 euros

El Ayuntamiento de Ronda avanza en el desarrollo del proyecto paisajístico, monumental y turístico más importante de los últimos años, con la licitación de las obras del Camino del Desfiladero en su primer tramo.

Al respecto, la delegada de Contratación, Mª Carmen Martínez, ha anunciado el inicio del proceso significaran la puesta en valor del tramo que discurre desde el final del remodelado camino de Albacar, hasta la misma base del Puente Nuevo. Se trata de una actuación presupuestada en 300.000 euros, financiados por tres organismos públicos: la Junta de Andalucía, la Diputación de Málaga y el Ayuntamiento.

El sendero recorrerá la Garganta del Tajo, en su primer tramo. Para ello, se rehabilitará el camino histórico de la ladera izquierda del Tajo (siguiendo el cauce del río), desde la conocida como Casa de Manolillo, hasta la base del machón derecho del Puente Nuevo, para pasar después a un segundo tramo totalmente diferente, por debajo del puente. Permitirá por las plataformas de Endesa y las acequias de los Molinos y Huertas del Tajo, y continuar por lo que sería el último tramo gracias a la instalación de una nueva plataforma peatonal voladiza, hasta concluir en la ermita de San Miguel.

«Poder encontrar un nuevo punto de vista, una nueva manera de mirar un entorno imponente, será un reclamo más para personas de todo el mundo, y una experiencia totalmente diferente a la que hasta ahora ha ofrecido la ciudad de Ronda desde lo alto, ahora también desde abajo», ha resaltado la edil.

De esta manera, el primer tramo es el camino anteriormente citado, que será reconstruido para usarlo como control e información de los valores históricos, etnográficos y paisajísticos. «Esta zona necesita de acondicionamiento y dotarla de seguridad, para que pueda ser usada como descansadero y espacio de espera de visitantes, así como mirador espectacular», ha apuntado Martínez en torno de la actuación que hay pendiente.

Pasado este punto, comienza el recorrido por la ladera izquierda del Tajo (según el cauce del Guadalevín) hasta la base del Puente Nuevo. El proyecto propone su acondicionamiento, desbroce de vegetación y valla o murete de seguridad, así como la habilitación de los miradores existentes a lo largo del recorrido.

La edil ha señalado que se trata de un lugar muy transitado por visitantes y que necesita de unas medidas óptimas de seguridad, ampliando las rutas turísticas de la ciudad en lo que será la primera parte del proyecto. Las empresas tienen hasta el 19 de diciembre para presentar sus ofertas.

Se trata de la segunda vez que se licita el proyecto. Martínez ha resaltado que inicialmente quedó desierta por el aumento de los costes de material a causa de la crisis energética. “Una vez adecuados los precios a la nueva realidad económica se licita de nuevo este trabajo donde se puntuarán criterios como la contratación de un 30% de trabajadores desempleados, la mejor oferta económica o la ampliación del plazo de garantías”, ha indicado al respecto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: